sábado, 11 de enero de 2014

EL COLEGIO DEL ARTE MAYOR DE LA SEDA EN VALENCIA

IMPORTANCIA DE LA SEDA EN VALENCIA



El liderazgo de Valencia como centro principal de las sederías españolas es indiscutible. Su potencial productor y el alto nivel de organización industrial no tuvieron parangón en otras ciudades. Más bien Valencia sirvió de modelo a Toledo, Murcia o Barcelona, y en todo caso superó con creces en el mercado internacional a la tradicional industria musulmana de Granada poco a poco reconvertida tras la conquista de los Reyes Católicos.
La industria de la seda representó durante siglos uno de los componentes esenciales de la economía histórica de los valencianos. 
La sedería valenciana, destacando siempre la contribución  del antiguo gremio después colegio, a lo largo de su existencia a velar por las sedas valencianas. Es admirable la fuerza, persistencia y constante categoría con que ha actuado siempre haciendo frente con toda eficacia a las sucesivas dificultades que se han presentado. Se cimentó en su honradez profesional y maestría técnica. 
Con amplia visión se puede hablar de tiranía de Ordenanzas y de rigidez de conceptos por parte del gremio, y hay muchos casos en que se demuestra, porque en sus visitas a los obradores sus representantes, los veedores, no solo llegan a cortar y decomisar las telas que no se ajustan a las Ordenanzas, sino que incluso proceden a la quema de piezas. 
 Cabe destacar la importancia que tuvo el gremio y posterior  Colegio  que siempre mereció confianza de reyes, nobles y ministros convirtiéndose en un órgano consultivo y en un velador a ultranza de la calidad de las sedas valencianas que bajo su tutela y dirección destacaron entre todas las de la península, tanto por la calidad de su materia prima como por el primor de sus manufacturas y tuvieron reconocimiento europeo y gran proyección internacional, lo que se tradujo en una gran actividad comercial con Europa y posteriormente con América.
Viajeros ilustrados que vienen a Valencia a lo largo de varias centurias cuentan en los escritos de sus viajes la impresión que les produce el colorido y abundancia de las sedas, así como su gran calidad; les sorprende también la gran cantidad de personas que se dedican a esta industria. 
El Colegio guarda una rica colección de tejidos de sedas trabajadas artesanalmente que son muestra de una gran calidad de fábrica y de diseños de gran riqueza y dificultad de ejecución.
Terciopelos, damascos, brocados, brocateles y sobre todo sedas brochadas o espolinadas, consideradas actualmente como reinas de los tejidos sederos, conforman dicha colección.
HISTORIA DEL EDIFICIO
  • La sede del Colegio del Arte mayor de la Seda de Valencia fue en su origen un edificio gótico del que todavía quedan algunos restos. A lo largo de su historia el Colegio ha sufrido diversas reformas siendo la más importante la de mediados del siglo XVIII que lo reconvierte en un edificio al gusto barroco que es COMO lo conocemos en la actualidad.
    La fachada se compone de una portada adintelada de piedra barroca, rematada en la parte superior por un sombrero cardenalicio, en relieve, que recuerda la tradición errónea de que San Jerónimo, patrón de los Velluters, fue cardenal. A la altura del primer piso, cuerpo principal del inmueble, encontramos un relieve enmarcado por un frontón curvo y partido en el que sobresale un altorrelieve en el que se representa a San Jerónimo, atribuido a Ignacio Vergara. A cada lado de dicho relieve encontramos un balcón con barandilla de hierro forjado de entrelazos, y azulejos decorados datados a mediados del siglo XVIII. Es de suponer que el pavimento de la Sala de Juntas a la que corresponden estos balcones, y los del otro lado que dan al patio-huerto sean de la misma época. 
    • La escalera principal, de tres tramos,  tiene una barandilla de hierro y madera tallada cuyo remate es un original pomo que representa a un león que sujeta entre sus garras el sombrero de cardenal de San Jerónimo. 
    Esta escalera conduce al vestíbulo del piso principal, la llamada sala museo, estancia con un pavimento de barro cocido rojo Sagunto de 15x15, combinado con unos azulejos del siglo XVIII llamados de la “pometa” aunque los motivos decorativos representan granadas
    Al fondo del vestíbulo se halla el Salón de Actos de unos 9x10 m aproximadamente. El pavimento cerámico del siglo XVIII refleja la escena de la Fama rodeada de las cuatro partes del mundo representadas por figuras femeninas sobre carros .
    El techo de este salón de actos se decora con una pintura que reproduce a San Jerónimo penitente, oyendo la trompeta de un ángel; esta pintura está enmarcada por una rocalla de ángeles querubines. Esta pintura consta en el Archivo del Colegio como realizada por José Vergara.
    Este salón se comunica con otro, llamado la secretaría del Colegio, cuyo pavimento también de azulejería tiene un diseño formado por 6 azulejos de 21x21 cm que se repite, consiguiendo una magnífica composición donde vemos ramas y cintas, en tonos morados de manganeso, marrones, azul, amarillo, naranja y verde. Resulta muy original la decoración del pavimento, con distintas flores y aves. Es una muestra magnífica de los pavimentos barrocos valencianos[2], de tradición ornamental napolitana.
    Volviendo al vestíbulo, pasamos a la que fuera capilla de la casa, decorada con pavimento de azulejo blanco y verde en diagonal el motivo llamado del “mocadoret” y en el testero un bello retablo de azulejos representando a San Jerónimo entre hojarasca y temas florales. Está fechado en 1700.
    A los pies de la capilla hay comunicación con una estancia donde se conserva  una escalera de caracol gótica, labrada con perfección en su antepecho y galería. 



  • HISTORIA DEL GREMIO

    Este fue el escenario principal de la historia de la seda en Valencia, ya que el Colegio del Arte Mayor de la Seda fue el órgano regulador de los sederos, donde se tomaban  decisiones importantes,  y donde se recibieron las Órdenes y Privilegios Reales.

    Transcribimos la breve reseña histórica que precede a los Estatutos y Reglamento del Colegio del Arte Mayor de la Seda:

    "Durante el siglo XV, hacia la segunda mitad del mismo, existía en Valencia un completo libertinaje en cuanto a la fabricación de los tejidos de seda, montando telares personas incompetentes, faltando toda clase de reglamentaciones en cuanto a la adquisición de primeras materias, expedición de manufacturas e intrusión de maestros extranjeros en perjuicio de los del país; de todo lo cual resultaban frecuentes rencillas, quejas, fraudes y recíprocos perjuicios, que los industriales sederos se ocasionaban entre si y que además repercutían desfavorablemente en la industria sedera valenciana.

    Con el fin de evitar en lo posible tales quebrantos, en defensa de los industriales de buena fe y de la misma industria sedera de Valencia, trataron aquellos de establecer un medio y defensa común a base de unos Capítulos u Ordenanzas, a cuyo efecto se reunieron 127 de ellos, la más sana y mayor parte del oficio y constituyeron el “Gremi de Velluters”, redactando unas Ordenanzas, a las que habían de sujetarse los agremiados, para poner coto a la referida anarquía. Estos Capítulos se presentaron al Consejo de la ciudad, para su revisión y aprobación. Y éste tuvo a bien acceder a ello y aprobó las primeras Ordenanzas del Gremio, que se promulgaron el 16 de febrero de 1479.

    Pocos meses más tarde, el 13 de octubre de 1479 Su Majestad el Rey Don Fernando I de Castilla y V de Aragón, Fernando el Católico, ratificó oficialmente las referidas Ordenanzas del Gremio de Terciopeleros. Cuatro años mas tarde, el 21 de agosto de 1483, fueron ratificadas de nuevo completándolas y modificándolas, en parte por el Consejo de la Ciudad, y fue entonces cuando se constituyó la Cofradía de San Jerónimo, al que se nombra Patrón del gremio.

    El 26 de septiembre de 1494 el clavario de los velluters Joan Pérez compró una casa y huerto lindante con el Hospital de Inocentes a Francisco Castelló para Casa común del oficio y debían conservarla perpetuamente para ellos y sus sucesores. La escritura de compra-venta se hace ante el notario Luis Gasset. El original del documento notarial se halla en el archivo de protocolos conservado en el Colegio San Juan de Ribera.

    Otras fechas importantes en la historia del Colegio son:
    - En 1515, se funda el Gremio de Pasamaneros. 
    - En 1623, Felipe IV dictó una real Pragmática sobre la industria de la Seda y confirmó las ordenanzas del Gremio de Veleros, autorizado por la reina Doña Juana.
    - En 1677, la unión del Gremio de Veleros con el de Velluters se efectuó en virtud de la escritura de concordia otorgada el 14 de Diciembre de 1677.
    - En 1686, Carlos II concede el título de Colegio del Arte Mayor de la Seda, elevando el rango de Gremio Terciopelero  a la categoría de Colegio Profesional y el trabajo de la seda a Arte Mayor.  Es el privilegio más importante y trascendental de la historia del Gremio.
    - Fernando VI favoreció notoriamente la industria ya que concedió franquicias, desgarró las primeras materias y favoreció la importación de maquinaria y útiles necesarios para la misma. 
    - El 5 de Octubre de 1771, los torcedores y  tintoreros se unieron al Colegio.
    - Las primeras medidas de los ministros borbónicos fueron encaminadas a que las fábricas valencianas elevasen su producción para responder a la siempre creciente demanda de géneros que habían de pasar al Nuevo Mundo, y es al finalizar la primera mitad del siglo XVIII cuando se logra que casi todo el consumo americano sea español y en su mayor parte valenciano.
    - En 1753 se asienta en Valencia la Real Fábrica de Los Cinco Gremios Mayores de Madrid.
    - Por una Real Orden, Carlos III, en 1778, dota a la Academia de Bellas Artes de la San Carlos para que se incluyesen en ella los “Estudios de Flores y Ornatos y otros diseños adecuados a los tejidos”.
    - El Decreto de 31 de mayo de 1813 de las Cortes de Cádiz estableció abiertamente la libertad de la industria, originando como resultado la ruina de los antiguos Gremios, que hubieron de transformarse en Corporaciones  obligatorias cerradas y exclusivas sujetas únicamente a la Ley de Asociaciones. Este fue el motivo de la desaparición de muchos gremios, sin embargo el Colegio del Arte Mayor de la Seda se salvó del naufragio general y conservó parte de los fines corporativos que tenía y sigue teniendo en la actualidad.
    - El 22 de Mayo de 1.981, el Rey D. Juan Carlos 1 de España, otorgó el título de Monumento Histórico-Artístico a la Casa-Huerto del Colegio del Arte Mayor de la Seda de Valencia.
    - En 1995, las colecciones textiles y tecnológicas así como los telares, maquinaria y útiles de tejeduría que guarda el Colegio fueron declaradas Colección Museográfica por la Generalitat Valenciana.






























































No hay comentarios:

Publicar un comentario